Aprendiendo de Caballos

Cómo potenciar el sistema de calefacción innato de tu caballo

Articulo

Cómo potenciar el sistema de calefacción innato de tu caballo

Los caballos tienen una calefacción interna que se llama intestino grueso. El intestino grueso, donde se ubica la mayoría de la flora intestinal, tiene la capacidad de mantener a tu caballo caliente durante los días más fríos, pero tienes que saber qué hacer para potenciar esta función.

El intestino grueso crea calor durante el proceso de fermentación de la fibra. La población microbiana genera calor cuando digiere la fibra que proporcionas a tu caballo en la dieta. Este calor ayuda a incrementar a su vez la temperatura de tu caballo. Por lo tanto, la fibra, que es tan importante para la nutrición de tu caballo, también es imprescindible para mantener su temperatura corporal.

¿Cuánta fibra es la correcta?

En general, recomendamos que el caballo nunca ingiera menos del 1,2% de su peso corporal en fibra (esta cantidad está expresada en materia seca). Esto quiere decir que si tu caballo pesa 525 Kg y tienes heno de prado como forraje con un porcentaje en materia seca de aproximadamente el 90%, debe recibir al día 7 Kg como mínimo. Si quieres potenciar la capacidad de producir calor, puedes subir la ingesta de fibra hasta un 1,7% de su peso corporal en combinación con su pienso. Si no proporcionas pienso, el caballo debe recibir el 2,5% de su peso corporal dividido en varias tomas al día.

La regla general a seguir es que cuanto más frio pasa tu caballo, es decir más si vive fuera o si hay viento o lluvia, más fibra necesita. Para evitar que tu caballo pase frio, hay que asegurarnos de que su estómago y todo su sistema digestivo estén lleno de fibra.

En investigaciones realizadas con caballos estabulados fuera durante el invierno, la comparación de los caballos cuyos estómagos estaban llenos de fibra versus los que tenían su estómago vacío reveló diferencias notables en su temperatura corporal. El caballo con el sistema digestivo lleno de fibra, y en particular con una función correcta de su intestino grueso, puede aguantar temperaturas más bajas que los que no reciben suficiente forraje.

Las mantas son necesarias e importantes, especialmente si tu caballo está esquilado. Si tiene frio, no le brillará el pelo, tendrá un aspecto apagado y perderá peso. Tienes que mantener su cuadra con suficiente cama y protegerle del frio del suelo. Pero la cantidad de forraje que recibe en su dieta, en forma de heno, papillas, chaff o granulado, ayudará a su capacidad de aguantar el frio.

¿Qué debes recordar?

Los caballos pueden aguantar temperaturas bastante bajas incluso sin manta según su raza y siempre que no estén esquilados. Deben tener acceso a un sitio protegido contra el viento.

Asegúrate de que tu caballo tiene suficiente fibra durante las 24 horas para poder mantener su estómago e intestino grueso llenos. Vigilia que el heno sea de buena calidad y que no tenga ni moho ni polvo.

Asegúrate de que tu caballo recibe suficiente nivel calórico para mantener su peso. Es posible que además de subir la ración de heno, haya que subir la ración de pienso o cambiar de producto.


Fuente Horse1.es

También te puede interesar

Conozca Cuáles Son Las Características Que Debe Tener Un Buen Semental Equino

Descubren en Siberia los restos de un potro que se extinguió hace 40.000 años

Identificar la expresión de dolor en un caballo

Que es la “Tecnología EMS”