Aprendiendo de Caballos

La Nutrición y La Salud del Casco

Articulo!!!

La Nutrición y La Salud del Casco

Hay caballos que nacen con buenos cascos y hay otros que pierden sus herraduras cada cinco minutos y se nota cada vez que pisan una china en la pista. La nutrición que recibe el caballo es una de las claves para garantizar la calidad del casco. El caballo con buenos cascos los mantendrá mejor con una nutrición correcta y el caballo que no los tiene buenos, puede mejorarlos si proporcionamos una dieta correctamente equilibrada.

El proceso de formación de la pared del casco es específico, complejo y muy organizado. Empieza con el proceso de “queratinización”, que es el proceso en el que las células que emergen van perdiendo sensibilidad. Las células del casco se nutren por osmosis del plasma sanguíneo proporcionado por la vena marginal que recorre longitudinalmente cada laminilla de este, aportando a las células los elementos necesarios para sintetizar las proteínas que cubrirán la membrana celular y terminarán formando una concha rígida. El casco ha de disponer de las proporciones adecuadas de proteína, calcio y lípidos para la formación de las membranas celulares.

Estos procesos ocurren en ciertos momentos dentro de la pared del casco. El crecimiento del casco en el equino adulto ha sido medido entre 0,19 a 0,48 mm/día, aunque en general se espera una medida promedio de 0,2 mm/día.

La Nutrición y la Salud del Casco

Si los cascos del caballo están en mal estado, un animal valioso se puede convertir en poco tiempo en un juguete retirado al pasto, da igual su raza o nivel de entrenamiento. Sin el herrador, la industria entera del caballo se pararía en muy poco tiempo. De hecho, un caballo puede sobrevivir sin su veterinario o nutrólogo, pero no puede sobrevivir sin su herrador.

¿Por que hay que mantener la calidad de la pared del casco?

Si la pared del casco del caballo es mala, se empieza a manifestar con grietas y roturas, la palma del casco será propensa a recibir moratones y abscesos, y además el caballo perderá herraduras con facilidad. El caballo puede parecer irregular en su paso o cojo si sufre dolor en el casco, Cuando hay complicaciones con los cascos, el caballo no puede trabajar, comienza a perder tiempo de entrenamiento y no podrá competir.

Los factores principales que afectan a la calidad del casco son:

Manejo incorrecto de cuadra: Si los cascos están constantemente expuestos a humedad, aumenta el riesgo de infecciones. Si los cascos están expuestos a la viruta y no se utiliza ninguna grasa protectora, se pueden terminar secando.
Pasto con exceso de humedad o sequedad
Cuidados incorrectos del casco: Si hay cortes o si el herraje es inapropiado para el tipo de casco en cuestión, la calidad del casco queda perjudicada.
Genética / Raza – algunas razas y ciertas líneas familiares padecen una pobre calidad de casco
Anormalidades fisiológicas o bioquímicas del casco en si.
Nutrición – juega un papel importante en la causa y prevención de muchos problemas de casco. Es imposible producir un casco fuerte y saludable con sólo aplicar cremas y líquidos tópicos. La salud del casco proviene básicamente de una dieta correcta. No olvidemos que el casco es una piel especializada y al igual que ocurre en el caso de los humanos, la piel se nutre esencialmente por la boca, las cremas son maravillosas, pero si no nutrimos nuestra piel adecuadamente con una dieta equilibrada, no sirven de mucho.
Siendo el casco un elemento tan complejo no es sorprendente que sus requisitos nutricionales también lo sean. Obviamente, son necesarios los aminoácidos y lípidos para formar las keratinas intracelulares, las proteínas de la célula y la matriz extracelular; se requiere también un nivel apropiado de energía para desarrollar dichos procesos y las vitaminas y minerales son esenciales para la síntesis y funcionamiento correcto de las numerosas enzimas que hacen falta para el control del proceso de la cornificación. Por esta razón, no hay una sola solución para una pobre calidad de casco.

Para mantener la flexibilidad, elasticidad y fuerza esencial para el diseño estructural del pie, hay que proporcionar los nutrientes correctos a las células del hueso, dermis y pared del casco. Debido al ritmo de crecimiento de la pared del casco y su metabolismo, el efecto más importante que tiene la nutrición en la pared del casco es el de la formación de las células.

Todo esto fue probado con un estudio llevado a cabo en Estados Unidos con unos ponis jóvenes que habían recibido una nutrición inadecuada. La velocidad de crecimiento y aumento de la base del casco quedó seriamente reducida. El crecimiento se redujo a 0,254 mm/día, cuando los ponis bien alimentados tuvieron un crecimiento medio de 0,384 mm/día, o sea, se ralentizo el proceso más de un 30%.

¿Qué nutrientes son los esenciales para mantener unos buenos cascos?

Los pastos y forrajes no proporcionan suficientes nutrientes para mantener unos buenos cascos; es necesario algo más para aumentar el nivel nutricional, o sea, suplementos o un pienso equilibrado. Los cereales (avena, cebada o maíz) tampoco contienen suficientes aminoácidos, vitaminas o minerales, ni están en ellos correctamente equilibrados los niveles de calcio y fósforo.

El casco dispone de una barrera natural que lo protege contra las bacterias y hongos; cuando se debilita o no se mantiene esta barrera, los micro-organismos pueden invadir la pared del casco y causar problemas.

En esta reunión, el doctor comentó que el nivel y la capacidad de absorción del calcio tienen una relación directa con la proporción de células que forman el casco. Los caballos que no reciben suficiente calcio bio-disponible tienen cascos que son débiles y con más riesgo de infecciones. Esto puede ocurrir porque el caballo no recibe suficiente calcio o puede ser debido a un desequilibrio entre las proporciones de calcio y fósforo, pues un exceso de fósforo en la dieta interfiere en la absorción del calcio.

El primer paso para solucionar un problema de cascos de mala calidad es asegurar que el caballo tiene una dieta equilibrada y con suficientes nutrientes. En particular, la dieta tiene que contener suficientes aminoácidos como lisina, vitaminas y minerales tales como calcio, fósforo y zinc. La lisina es muy importante porque los caballos no pueden conseguir lisina de otros aminoácidos en su dieta.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que si hay un exceso de determinadas vitaminas, podría incluso quedar perjudicada la calidad del casco. Hay nutrientes que si no se proporcionan en suficientes cantidades y de una manera equilibrada acaban perjudicando la calidad del casco; pero también, hay que recordar que es incorrecta la idea de que si x es bueno, x por tres tiene que ser mejor. Esto no es así en absoluto, especialmente en el caso del selenio o la vitamina A, ya que tanto su falta como su exceso puede perjudicar el crecimiento y calidad del casco.

¿Y el Selenio?

El selenio es un elemento necesario en muy poca cantidad pero esencial para mantener las defensas del cuerpo a un nivel adecuado. Un aporte insuficiente de selenio se asocia en particular con condiciones que afectan a los músculos. Esto quiere decir que es importante mantener un nivel de selenio adecuado especialmente en potros y caballos en trabajo. El nivel recomendado es de entre 0,1-0,2 mg/Kg. DM o sea, entre 2-3 mg por día para un caballo de 500 kg en trabajo fuerte. Sin embargo, demasiado selenio puede resultar tóxico, y en el caso del selenio precisamente, la diferencia entre un nivel óptimo y un nivel tóxico es bastante pequeña.

Algunas causas comunes de un exceso de selenio en la dieta suelen ser: Un nivel excesivo de selenio en el pasto o un error de fábrica en el pienso. Es importante saber el nivel de selenio en el pasto y en consecuencia se debe limitar el crecimiento de las plantas que contengan proporciones tóxicas del mismo.

También es importante utilizar productos hechos para caballos y no para otros animales, los productos tienen que estar fabricados cuidadosamente para prevenir equivocaciones. No obstante, la mayoría de los caballos que reciben dosis excesivas de selenio, han llegado a esta situación porque el propietario o responsable proporciona al caballo piensos y suplementos que en su SUMA llegan a un nivel tóxico.

Si el caballo ingiere demasiado selenio puntualmente: Puede padecer ceguera con problemas neurológicos denominado “Blind Staggers” y le afectará al sistema intestinal, las vías respiratorias y corazón, pero si ha recibido demasiado selenio lenta y continuamente a lo largo del tiempo, entonces, tendrá problemas con sus cascos. Al principio empezará con cojeras y dolor. Muchos propietarios no notan estas señales porque desaparecen con rapidez. Después de algunos días, aparece una fisura en muchos casos, primero en los cascos de atrás y después en las manos. Las láminas del casco se separan y el caballo estará cojo durante varios meses hasta que el casco crezca y salga sano y entonces pierda la parte del casco dañado.

El pelo del caballo también está afectado por este desequilibrio nutricional: Al principio perderá brillo y luego perderá el pelo del cuello y de la cola. Si el caso es severo, el caballo puede perder casi todo su pelo. El tratamiento para un caballo que padece de estos síntomas, es una dieta baja en selenio, alta en proteínas y alta en proporciones de otras vitaminas durante varios meses.

Son pocos los casos en los que el nivel de selenio es alto, pero si el caballo recibe demasiado a largo plazo, aunque no llegue a padecer los síntomas más severos, puede dañar la ranilla y causar otros problemas con la dureza del casco y la palma. Como siempre, la clave es prevenir. Hay que controlar la cantidad total de selenio que suman todos los piensos, pastos y suplementos que ingiere diariamente para asegurarse de que el caballo recibe justo lo que necesita.

¿Y la Biotina?

La biotina es una vitamina soluble en agua de la familia de las vitaminas B. Estas vitaminas son esenciales para la vida y no son usadas por el organismo como fuente de energía. La Biotina se utiliza en el proceso del metabolismo de la célula y es necesaria para un correcto crecimiento y mantenimiento de todos los tejidos del cuerpo. Parece que se sintetiza en el intestino del caballo adulto y este detalle sugiere que cualquier cosa que interfiera con la salud del intestino puede afectar su absorción.

La biotina ha sido identificada como el componente clave en el camino metabólico para formar el tejido del casco y ha sido demostrado con vacas que es necesaria para la producción normal del casco. Una falta de biotina ha sido relacionada con problemas de piel, falta de brillo en el pelo y falta de calidad del casco.

Hay investigaciones científicas que sugieren que cuando se añade biotina a la dieta de caballos con problemas de calidad de casco, se puede observar una mejoría en algunos de ellos pero no en todos. Por tanto, es importante reconocer que la biotina no va a curar todos los males cuando se busca una solución para el caballo con cascos débiles, pero puede ayudar con alguno de ellos.

Una dieta apropiada y equilibrada proporciona en la gran mayoría de los casos lo necesario para que el caballo pueda mantener un casco sano y con un crecimiento correcto. Hay que sopesar la combinación de todos los elementos de la dieta, o sea, la suma del forraje, pienso, cereales y suplementos y averiguar exactamente que contienen. Si el caballo no tiene un casco de buena calidad, hay que luchar por resolver el problema.

¿Cuál es el resultado de las investigaciones realizadas con biotina?

Hay evidencia de que ciertos tipos de problemas del casco pueden mejorar si se añade biotina a la dieta durante meses o años.

¿Durante cuánto tiempo se debe añadir biotina a la dieta?

Los estudios efectuados varían a cerca de la dosis recibida, pero en general se recomienda proporcionar de 3 a 4mg/100kg peso corporal del animal al día, por ejemplo, entre 15 y 20mg/día para un caballo que pesa 500kg. Se puede dar la cantidad en una sola dosis o se puede dividir entre las tomas que recibe el caballo diariamente. No se recomienda proporcionar al caballo más del triple de esta dosis.

La pared del casco tarda unos 9-12 meses en crecer en su integridad. Por esta razón hace falta proporcionar suplementos para mejorar el casco durante periodos largos, con el fin de notar la diferencia.

En varios estudios, cuando se deja de proporcionar el suplemento de biotina, el casco vuelve a su estado anterior y se pierden las mejoras conseguidas. Normalmente se recomienda que cualquier suplemento para mejorar la calidad del casco se proporcione durante por lo menos de 6 a 9 meses y si se nota una mejoría, el suplemento debe, en adelante, formar una parte permanente de la dieta del caballo. Si no funciona, hay que asegurarse de que se ha dado durante suficiente tiempo y averiguar si la dieta base de forraje y pienso está correctamente equilibrada.

¿Cuándo no funciona la biotina?

Unos estudios efectuados en Edimburgo descubrieron un defecto en la estructura del casco consistente en una pérdida en la calidad de su estructura tubular, se piensa que esto tiene que ver con una debilidad en las células del casco. Este problema no mejoró con tratamientos de biotina pero si lo hizo con suplementos que contenían calcio en conjunto con proteínas y/o biotina en cantidades pequeñas.

¿Y la Metionina y otros elementos?

La metionina es un aminoácido que contiene azufre. Se piensa que la metionina aumenta la rapidez del crecimiento del casco, pero hay pocos estudios científicos que demuestren la certeza de esta idea y tampoco se sabe si una dosis excesiva a largo plazo puede perjudicar al caballo. Varias investigaciones en la década de las noventa sugieren que el papel que tiene la metionina no es importante para la formación estructural de la pared del casco. Sin embargo, la cistina, otro aminoácido que contiene azufre parece ayudar a la formación de la pared del casco y ser un componente esencial en el proceso de cornificación.

Hasta hoy, no ha habido investigaciones controladas que estudien el funcionamiento de los suplementos de cistina. En este momento se recomienda utilizar las cantidades apropiados de metionina y otros aminoácidos que contienen azufre.

En varias investigaciones realizadas en EEUU se comprobó que los potros deben recibir minerales en combinación con ciertos tipos de aminoácidos orgánicos que se llaman quelados. Por lo visto, los minerales quelados ayudan a mejorar la absorción de los nutrientes e incrementan la velocidad del crecimiento del casco.

Algunas recomendaciones para asegurar la buena calidad del casco

Una nutrición correcta

Proporcionar una dieta equilibrada tanto con una correcta proporción de forraje como unas cantidades apropiadas de vitaminas, minerales y aminoácidos. Lo más importante es asegurar que el caballo reciba cantidades equilibradas de calcio, lisina y zinc.
Hay que tratar a cada caballo como un individuo cuando se calcula su dieta. Es importante tener en cuenta el trabajo que hace, la temperatura y humedad del ambiente, su raza y el tipo de caballo que es.
Si el caballo come poco pienso o si el caballo recibe forraje de una pobre calidad se debe proporcionar un suplemento con una gama de vitaminas y minerales apropiada.
No se deben proporcionar suplementos muy por encima de las cantidades recomendadas, especialmente selenio, calcio, metionina o vitamina A.
Asegurar que las fuentes de los nutrientes son compatibles con el sistema intestinal del caballo y plenamente absorbibles.
Se debe probar a añadir la biotina a la dieta del caballo, especialmente si la calidad del casco es mala a pesar de una dieta correcta.
Acordémonos siempre que se tardará meses en recuperar la calidad del casco.
Un Manejo correcto para cuidar el casco:

Hay que limpiar el casco por lo menos una vez al día y se debe desinfectar de vez en cuando, especialmente en las épocas de lluvia o cuando el suelo está mojado.
El suelo donde pasa el día el caballo debe estar limpio y seco. Los cascos del caballo no deben estar expuestos a una cama mojada durante periodos largos de tiempo.
No se debe ignorar un mal olor en los pies o si se tiene falta de dureza.
Se debe mantener un nivel consistente de ejercicio.
Si el caballo tiene cama de viruta, se debe poner grasa protectora en el casco para que la viruta no lo seque.
Y por supuesto, se debe mantener la calidad del casco con visitas constantes al herrador.

Fuente Horse1.es

También te puede interesar

El Barefoot : Técnica para Mantener “Descalzos” a los Caballos

Tenga En Cuenta Estas Recomendaciones Para El Control De Cólico Equino

¿Un caballo con sobrepeso tiene un problema de insulina?

El Caballo Tres Sangres: Características del Anglo Hispano Árabe