Aprendiendo de Caballos

Herraduras. Fundamentales para el bienestar de los equinos

Articulo

Herraduras. Fundamentales para el bienestar de los equinos

En un caballo, las herraduras son piezas fundamentales para la protección de sus patas de las heridas y para mejorar su efectividad como animales de trabajo. Es por ello que tener al día sus herraduras es la manera de garantizar al animal mayor longevidad y vida útil.

De acuerdo con expertos consultados por Agronegocios, la decisión de herrar un caballo debe tomarse desde el momento en que se inicie a adiestrar y montar. Para todas las actividades ecuestres es indispensable un buen herraje.

Lo primero que hay que tener en consideración es que los cascos de los caballos deben limpiarse todos los días para evitar infecciones. Otro aspecto importante para tener en cuenta, según los expertos, es que las herraduras deben reemplazarse, entre 30 y 50 días.

Según lo explicó el veterinario zootecnista y herrador profesional, Santiago Tobón, uno de los errores más frecuentes es remplazar las herraduras cuando se aflojan. Esto es incorrecto pues esperar tanto tiempo puede ocasionar heridas o lesiones en las patas.

Otro error frecuente es que la forma de la herradura reproduzca los defectos de la anatomía del casco.

Indicó el experto que la forma de la herradura debe tratar de compensar o disimular los defectos del casco. También se recomienda no utilizar herraduras que tengan menos de 6 milímetros de espesor, pues no dan adecuado soporte al animal.

Los costos de los herrajes son variables. El primer factor que hace variar el precio es quien lo realiza. En Colombia hay personas que dominan este arte de manera empírica, sin embargo, es recomendable que siempre lo haga un profesional, que conozca sobre la anatomía y fisionomía del caballo. Dependiendo de quien lo haga, el valor a pagar puede variar entre $40.000 y $200.000.

Para Enrique Restrepo, el éxito de un herraje está en la preparación del casco y el adecuado tamaño de la herradura, pues la idea es repartir adecuadamente el peso del animal.

Expresó Restrepo que se adecúa la herradura al casco y no el casco a la herradura. El aplomo y balance son fundamentales.

Un inadecuado tratamiento a los cascos de los equinos les puede provocar enfermedades como la infosura o abscesos en los cascos.

Una vez puestas las herraduras, es recomendable que el caballo descanse por 2 días para que se adapte. Una vez sanadas y acostumbradas las patas del animal, hay que verlo y apreciar cómo se siente en el terreno.

Fuente: Adaptado de Agronegocios de La República. Autor: José González Bell.

Fuente Agromundo

También te puede interesar

Descubren en Siberia los restos de un potro que se extinguió hace 40.000 años

Identificar la expresión de dolor en un caballo

Que es la “Tecnología EMS”

Los caballos árabes tienen cuatro huesos menos que otras razas