Aprendiendo de Caballos

Terapias naturales para caballos

“Todo tiene que ver con todo”

Terapias naturales para caballos

Las terapias naturales evalúan al animal en su totalidad y no sólo por la patología que lo afecta en ese momento. Se trata de una evaluación “holística”  del ser vivo, sin importar su tamaño. Hay terapias que podemos aplicarlas solamente los veterinarios pero hay otras, que los propietarios, entrenadores o cuidadores nos pueden ayudar. Siempre me ha gustado contar lo que estoy haciendo para que la persona que me ha consultado para curar a su caballo también se involucre en la sanación.


“Todo tiene que ver con todo”, no es una frase mía como ya sabrán pero sí, una gran verdad. Si bien existen patologías en los caballos que pueden deberse a un golpe con un obstáculo o, un cólico que aún hoy en día no conocemos la causa exacta de por qué se les produce, debemos ir más allá de lo que vemos y cuestionarnos. ¿Por qué a mí caballo y no el de otra persona? Tranquilos que no les responderé a esa pregunta pero sí, los ayudaré a darles las herramientas para que su caballo viva con la mayor comodidad y felicidad posible, eso hará que no enferme. ¿Seguimos?

Homeopatía equina
Comienzo por ella no por casualidad sino porque fué la que me sacó de mi zona de confort y me hizo conocer que existía otro mundo. Siempre le estaré eternamente agradecida.

Tenemos varias maneras de abordarla. En Argentina, mi país natal, es una especialización al acabar la carrera de veterinaria. Son algunos años más pero con ello llegaremos a encontrar el medicamento homeopático de base del equino. Insisto que esto sí es un área del veterinario pero, como propietarios, jinetes o amantes de los caballos también podemos aportarles alguna ayuda.

Se trata de medicamentos derivados de los tres reinos, mineral, vegetal y animal, por lo que luego de una serie de diluciones podemos decir que sólo tenemos la energía de donde proviene. Es importante destacarlo ya que numerosos jinetes que compiten en pruebas internacionales los están utilizando, ya que no provoca ninguna dependencia al caballo y por lo tanto, no aparecerá en las pruebas de doping.

Lo que me gusta realizar con mis clientes es un botiquín homeopático para que tengan en el establo y puedan llevarlo cuando salgan a concurso. Existen talleres en los que pueden capacitarse o enviar a la persona que más está con vuestro caballo para que se forme y comience a usarlos. En el botiquín tendremos medicamentos para golpes, heridas, problemas de comportamiento, como ansiedad previa a concurso o al subir al transporte, exceso de entrenamiento, alergias, diarreas, problemas cutáneos, etc. Con las instrucciones para usarlos y si con ello no logramos ayudarlo, llamar al veterinario.



Flores de Bach
Las mismas como su nombre lo anticipa son flores pero con un carácter más mental. ¿Qué quiero decir con ello? Que las utilizaremos para problemas mentales o de comportamiento de nuestro caballo. Animales que se les dificultan determinadas actividades, yeguas que se ven muy afectadas los días de la regla, miedos a ruidos, tormentas, petardos, cambios de hábitat en concursos o mudanzas, etc.

Tienen numerosos usos pero siempre recordando más a la psiquis del caballo y no tanto al plano físico. Podemos realizar un taller también que nos aclare los conceptos y nos enseñen como deben ser preparadas.

Acupuntura veterinaria
Me gusta mucho hacer referencia a esta técnica milenaria china porque aporta muchos beneficios para los caballos y en especial en los que practican deportes.

La palabra acupuntura proviene del latín siendo acus (aguja) y pungere (punción) pero, no se trata solamente de insertar agujas en el cuerpo. Los chinos descubrieron que al colocar las agujas se crea un estímulo que intentará conseguir un efecto curativo. Los acupuntores dividen el cuerpo en “meridianos” que son como vasos superficiales pero sin sangre, sólo de energía. Estos en ocasiones se obstruyen generando un estancamiento de energía y una ausencia de la misma en determinadas zonas, allí se manifestará el síntoma que es lo que podremos observar en un caballo con dolor de panza, tos, alergias o dolor en alguna de sus extremidades.

Para llegar a un diagnóstico debemos basarnos en una serie de teorías como del Ying y del Yang, los 5 elementos y la circulación de la energía. El acupuntor, mediante el empleo de diferentes métodos, y aceptando la combinación con otras terapias como homeopatía, fitoterapia o terapia neural, logrará tratar la patología del caballo pero, lo más importante, es que lo sacará del desequilibrio en que se encuentra para que no vuelva a enfermar. Este tipo de terapias le devuelven al animal su estado de equilibrio y armonía.



Reiki
Si de energías se trata, tenemos los chinos con la acupuntura y los japoneses con el Reiki. Se realiza  un equilibrio de chakras mediante la imposición de manos en el animal. No importa el tamaño o, como ocurre con los caballos, no poder abarcar todo el chakra con nuestras manos, sino mandar la energía al órgano correcto.

Los propietarios o jinetes pueden realizar un curso con un Maestro en Reiki quién los iniciará en el nivel 1 de Reiki que es apto para cualquier ser vivo. Es una ayuda extra en el momento que nuestro caballo esté pasando por una enfermedad y, a su vez, siendo tratado por cualquier otra técnica.



Terapia con Agua de Mar
En España es casi tan económica como la energía que enviamos con el Reiki, debido a la cercanía con el mar. Sabemos que todos los seres vivos estamos formados por agua por lo que debemos abusar de ella para nuestra sanación o la de nuestro caballo. Podemos recogerla del mar directamente, sabiendo que es hipertónica y debemos diluirla con agua dulce o de grifo para su uso, o comprarla embotellada.

Los usos más comunes son para regeneración tisular del sistema digestivo, piel, mucosas, sistema renal e hígado. Para cicatrices difíciles se puede combinar con Flores de Bach y beberla o bien colocarla con gasas o en spray. En problemas renales, estreñimiento o infecciones generalizadas resulta ser un gran aliado.



Conclusiones

Lo importante a destacar es que pueden tratarse todas las patologías y/o trastornos de nuestros caballos con las terapias naturales, solamente debemos encontrar cuál será la mejor en cada equino, la individualización es muy importante para tener éxito. Una vez se atrevan no podrán salir de este hermoso mundo. Consulten siempre con su veterinario de cabecera.

También te puede interesar

¿Cuántos años tendría mi caballo si fuera una persona?

Lamer y masticar, ¿sumisión o estrés?

La mula y el burdégano

Cuatro puntos básicos para saber si la montura se adapta al caballo