Aprendiendo de Caballos

Algunos consejos para los caballos mayores

Los caballos más viejos pueden necesitar un poco de energía extra

Algunos consejos para los caballos mayores

Los caballos más viejos pueden necesitar un poco de energía extra durante los meses de invierno. Agregar vitaminas y minerales puede mejorar el rendimiento y mejorar la calidad de vida.

Las mejoras en el cuidado veterinario, el cuidado dental y el mayor cuidado por parte de los propietarios ha llevado a que los caballos tengan vidas más largas.

Los caballos mayores actualmente se benefician de alguna ayuda nutricional adicional para mantenerlos en plena forma.

Lo mas importante en esta edad es que los caballos tengan un cuidado dental regular y buenos chequeos veterinarios para asegurar que cualquier enfermedad relacionada con la edad se detecte temprano.

Una de las quejas más comunes de este grupo de edad es la cojera. Siempre es mejor identificar la causa específica de la cojera y recibir tratamiento veterinario según sea necesario. Cuando un trauma directo, como una caída o una patada, no está causando la cojera, es probable que se deba al desgaste general. La medicación veterinaria puede ser necesaria. Agregar un suplemento para ayudar a la producción de cartílago y líquido articular puede ser útil como complemento de la medicación, y en caballos sanos para prevenir problemas futuros.

Agregar aceites a la dieta agregará calorías fácilmente asimilables. El uso de un producto como el aceite de soja o de girasol, ayudará al mantenimiento del peso durante estos meses fríos.

Si bien una buena dieta equilibrada es importante en todos los grupos de edad, hay algunas vitaminas y minerales que son particularmente útiles en los caballos más viejos. Los antioxidantes en particular están probados como antiedad y ayudan a la salud y recuperación muscular. Agregar productos que contengan lisina, que es un aminoácido esencial (proteína) ayuda a la construcción muscular. También la vitamina B, es útil para los músculos y el sistema digestivo.

El caballo más viejo a menudo sufre de la enfermedad de Cushing, más correctamente llamada Disfunción Intermedia Pituitaria Pars (PPID). Esta es una enfermedad de la glándula pituitaria que produce desequilibrios hormonales en el cuerpo. El signo más característico de PPID en caballos tienen un pelo largo y rizado. Esta pelo extra combinado con el pelo típico del invierno puede hacer que suden bastante, lo que significa que pierden muchos electrolitos. Es muy importante agregar electrolitos a la dieta si un caballo está sudando.

El PPID puede estar presente en caballos sin el pelo largo y rizado, también se asocia con laminitis, infertilidad y susceptibilidad a infecciones repetidas. Por favor, hable con su veterinario si sospecha que su caballo puede estar sufriendo esta enfermedad.

Fuente http://blog.nutricionequina.com

También te puede interesar

Así Funcionan Tres Criaderos Que Cuidan a Los Equinos Del Ejército

Hierro: Un Mineral Importante En Las Dietas

Las consecuencias de unos malos aplomos

Relación Calcio Fósforo